6 mayo, 2021

InfoAgenda Noticias Morelos

Noticias de Morelos

Por: Mtro. Alfredo Silva Brito

La dignidad está determinada por la actitud de las personas hacia sí mismas y también hacia la sociedad. Es un modo en que los individuos comprenden la realidad y la sustentan en la conciencia personal o colectiva. La Dignidad es diferente al precio, en este último, las cosas podrían ser sustituidas por algo similar y, en cuanto a la dignidad, se refiere a lo que tiene trascendencia al precio y no hay nada que pueda sustituirlo.
La dignidad es entonces es una fortaleza inviolable, incorruptible y que no se puede mercantilizar. Sin embargo, podemos observar a varios candidatos, más aún, de todos los partidos, Uriostegui Salgado y los Terrazas en el PAN, Arizmendi García, ex del PRI, hoy PRD; Sergio Estrada Cajigal por Fuerza por México; Matías Nazario por Alternativa Social, Matar Vargas por Movimiento Ciudadano y Jaime N; además de la familia Martínez Cue; sin olvidar magistrados que se volvieron candidatos y gestores de campaña.
Después de escuchar los nombres anteriores, nos remite a reflexionar ¿Realmente ellos tienen dignidad? Desde el punto de vista conceptual, NO la tienen. Uno de los aspectos de esto se debe a la ausencia de honestidad, pero también, las acusaciones penales, las investigaciones financieras, la exposición de varios de ellos como violentos familiares.
No tienen dignidad, para que exista ésta debe haber respeto hacia la comunidad, la sociedad, la familia. Sin embargo, sus antecedentes de corrupción nos hacen concluir que la hipótesis es válida, la mayoría de los candidatos a la alcaldía capitalina carecen del humanismo que solo la dignidad puede otorgar.

Autor: Mtro. Alfredo Silva Brito
Académico y activista en ATTAC Internacional.