23 octubre, 2021

InfoAgenda Noticias Morelos

Noticias de Morelos

OPINIÓN | ÉTICA JUDICIAL: MAGISTRADOS DE MORELOS

Por: Mtro. Alfredo Silva Brito

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señala que el desarrollo de la carrera judicial se regirá por los principios de excelencia, objetividad, imparcialidad, profesionalismo, independencia y paridad de género; esto está estrechamente relacionado con la ética de todos los partícipes de la impartición de justicia, incluyendo sus áreas administrativas.
Sin embargo, hoy les propongo especializar esta opinión con los magistrados y cuestionarnos sobre la existencia o no de la ética judicial, no sólo en la impartición de justicia, sino en el actuar mismo de ellos.
Como primer referente la ética judicial se ha considerado a una rama de la ética, que, aplicada a los tribunales, se caracteriza por prescribir un deber en cabeza de los jueces de tomar decisiones conforme con el sistema jurídico de manera independiente, imparcial y motivada, dicho esto por Carlos Santiago Nino.
De la definición anterior, se puede deducir que ella evita un elemento esencial, el aspecto político. Hay que señalar que los magistrados deben su encargo a los diputados de diversa gama ideológica, pero esto se suma a los intereses de grupo y cabildeos a largo plazo, como, por ejemplo, devolver el favor a familiares de los legisladores o los mismos parlamentarios, exsenadores, por señalar un punto.
Lo anterior es aún más profundo cuando en el ejercicio contable y financiero, la falta de rendición de cuentas realmente queda ausente de la propia ética profesional. Sin generalizar, varios de los actuales magistrados han sido acusados de corrupción, incompetencia y hasta suma ignorancia. Lo cual ha permitido una constante de continuidad asimétrica en la impartición de justicia.
La responsabilidad de la calidad de magistrados es directamente proporcional a la capacidad intelectual de los diputados, y como bien sabemos, las últimas legislaturas han sido de las más criticadas por sus actos de corrupción. Por ello, debemos exigir que los colegios, barras y asociaciones de abogados participen activamente en la madures del proceso para la elección de los próximos magistrados; desafortunadamente, muchas o las principales, carecen del liderazgo y seriedad.
Muy desventurado será observar, también, que algunos de los magistrados actuales continuarán con el conservadurismo, la cercanía a la homofobia, la ignorancia y una grosera ofensa a la independencia del Poder Judicial; los próximos estarán atrapados por las obligaciones que tendrán respecto de los diputados que los votaron para ese encargo. En conclusión: LA ÉTICA JUDICIAL a nivel de magistrados, sino en todos, está MUERTA.
Autor: Mtro. Alfredo Silva Brito
Académico y activista en ATTAC Internacional