7 diciembre, 2021

InfoAgenda Noticias Morelos

Noticias de Morelos

EL RETO

Por Mayte Rojas Arreguín

#DesnudezPolítica

Los días se hicieron largos durante la batalla intensa, y como en cada proceso quedan heridas, quedó un hueco que debe taparse para poder combatir lo que nos toca enfrentar.

Fue Mario Delgado Carrillo, un hombre fresco; de aspecto vibrante, lleno de vitalidad y frescura para Morena. Experimentado y leido (así, sin acento como decía mi gran Papá, el Mtro. Héctor Luís Rojas) y lo digo por el destino que tuvo Delgado Carrillo de estudiar en el extranjero cuando fue becado por la OMS (Organización Mundial de la Salud). Un hombre líder y con mucha fuerza. A título personal consideraba ganadora la fuerza de Don Porfirio Muñoz Ledo, y no fue así. Con estos resultados el panorama se ve más claro. Mario cuenta con más de 15 años en la Función Pública. Militante de siempre en la izquierda; eso es bueno. Lo mejor! Más que escribir de su vida, nos toca juntos escribir el futuro de México, tiene menuda tarea, Morena es hoy el partido más joven y el más fuerte, el Partido en el Gobierno, morena somos la gente de a pie, somos los de justicia y bien hacer.

Su mensaje de victoria fue contundente y con este me identifico:

“La responsabilidad histórica que tenemos es seguir siendo un instrumento de lucha para el pueblo y respaldar el proyecto que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador. En 2021 no podemos hacerle el favor la derecha de estar divididos o abstraídos por conflictos internos. Eso debe quedar en el pasado. Necesitamos postular a los mejores hombres y mujeres que representarán la voz del pueblo”

Llega pisando fuerte, el reto es monumental y eso encanta; Delgado Carrillo manifestó que morena ya debe estar en movimiento (con esto veo que se sacude todo el pasado) para entregar toda su lucha a la justa electoral más grande de la Historia de México. ¡Continuaremos!

Soy Licenciada en Ciencias Políticas, Mayte Rojas Arreguín, sígueme en mis redes sociales Twitter @rojasarreguin y en Facebook.