6 mayo, 2021

InfoAgenda Noticias Morelos

Noticias de Morelos

Contaminación acústica y elecciones

Por: Mtro. Alfredo Silva Brito

Existe, cada tres o seis años, la opulenta, innecesaria, desesperante y vomitiva conducta humana que en épocas de campaña sucede irremediablemente, es decir, el ruido patético que provocan los partidos políticos. En el estado de Morelos, es un proceso suigéneris, 22 partidos más el bombardeo federal, con sus respectivos candidatos.

Ya de por sí, existe una tensa relación entres las ciudades y la naturaleza, más aún cuando los candidatos, con su falta de sentido común, y muchos de ellos, con ausencia de inteligencia, evitan abordar los temas de política pública respecto de la conciliación de la ciudad con el hombre. El exceso de contaminación auditiva o acústica en las campañas electorales se percibe por los sentidos, el oído es el receptor, pero sus efectos también repercuten al ambiente, los paisajes de las ciudades y por supuesto afecta a la salud y calidad de vida de los habitantes.

La incompetencia para realizar campañas amables con la naturaleza y el ser humano provocan estrés, ansiedad, falta de sueño, interrupción de éste, dolores de cabeza o pérdida de atención. Ahora más que nunca, el trabajo en oficina se realiza en casa, las clases de primaria, secundaria, preparatoria o bachillerato y universidad se realizan en el hogar. Es impactante e irracional, escuchar cada 2 minutos comerciales, camionetas con equipo de bocinas emitiendo ruido, sonidos de puertas llamando para conocer al candidato o candidata. 

La agresión que el ciudadano recibe es proporcional a la ausencia eficaz de mecanismos que promuevan la regulación y la denuncia contra la contaminación auditiva o acústica. Por ello, los votantes deben reflexionar y rechazar estas conductas paleolíticas, obligando a los aspirantes a educarse en estos ejercicios.

Autor: Mtro. Alfredo Silva Brito

Académico y activista en ATTAC Internacional.